5 errores que las marcas cometen en redes sociales que podrían costarles muy caros

No hace falta buscar mucho para encontrarnos con garrafales errores cometidos por las marcas en las redes sociales. Las ventajas que nos reportan estas plataformas son bastante jugosas pero no podemos lanzarnos como si fuesen una piscina. Corremos el riesgo de que esté vacía.

No basta con estar en Twitter, Facebook, Snapchat o Instagram. Hay que comprender las peculiaridades de cada plataforma puesto que el usuario demanda cosas diferentes a cada una de ellas. No podemos volcar los mismos contenidos en todas estas redes sociales como si se tratasen de simples escaparates.

Diversos estudios han demostrado que los medios de comunicación social pueden aumentar las ventas de una marca hasta en un 55%. Porcentaje que en algunos casos se traduce en millones de dólares. Ya sea porque intenta evitar una catástrofe que dañe seriamente su imagen o porque le interesa mantener el crecimiento de su marca, no pierda de vista las cinco peores prácticas que las marcas realizan en las redes sociales segúnfastcompany.com:

1. Confiar en la publicación automática
Seguro que conoce herramientas como Hootsuite o Buffer. Plataformas que nos permiten programar publicaciones de cara al futuro y a las que muchas compañías, marcas o medios recurren con bastante asiduidad.

Está bien que recurramos a este tipo de servicios para facilitar el trabajo pero no debe ser la tónica. Si el usuario percibe que las publicaciones que recibe siempre son automatizadas, puede dañar severamente su marca. El error es transformar lo que debería ser un flujo dinámico y periódico de información en algo genérico. Aburrido y predecible.

2. Hacer oídos sordos a las tragedias
Cada vez que por desgracia se produce un atentado terrorista, catástrofe natural o cualquier noticia que genera rápidamente una alarma social, Twitter se erige como el principal referente.

El problema es que todas las informaciones que se publican sobre estos sucesos, se entremezclan con chismes, chistes y demás noticias que poco o nada tienen que ver. Cuando sucede una tragedia la sensibilidad de las personas en Twitter cambia y todo lo trivial queda relegado a un segundo plano.

Las marcas tienen que tener mucho cuidado con estas situaciones y, revisar sus publicaciones para no herir sensibilidades o realizar comentarios desafortunados.

3. Pensar que siempre somos divertidos
El humor en las redes sociales es un campo de minas. No hay mejor definición para el mensaje que queremos transmitir en este punto.

4. “Secuestrar” un TT
Los temas del momento son simple y llanamente eso: temas de actualidad que cobran cierta relevancia por algún hecho concreto en un momento puntual. Si no tienen nada que ver con su marca ni con nada que le rodea, no fuerce su presencia para intentar llegar a todos los usuarios que están tuiteando.

5. No responder a las críticas
A nadie nos gusta ser criticados pero lo peor que podemos hacer es no responder u ocultar los comentarios que no nos son favorables.